¿Y si la mejor solución para el PSOE fuese la abstención?

Mucho se ha hablado estos días sobre la situación del PSOE tras la dimisión de Pedro Sánchez. En estas páginas ya hablamos hace meses sobre esa misma situación. El debate sobre si el madrileño tenía que continuar al frente del partido ha sido reemplazado por otro en el que se discute sobre los socialistas deben facilitar una investidura de Mariano Rajoy que, recordemos, debería ser antes del 31 de Octubre. Y con una diferencia sobre el anterior debate, ya que en el del futuro de Sánchez participaban principalmente miembros y simpatizantes socialistas, en el de la posible abstención se cuelan también cuadros del resto de partidos, que solo miran por su propio interés, y la ciudadanía en general, que hace lo propio. Así que nosotros no vamos a ser menos, y hoy en Politiblog vamos a entrar en el debate.

Antes de ponernos a hablar sobre la posible abstención socialista, vamos a ver la situación actual en la que está el partido. Durante estas últimas semanas ha quedado demostrado que actualmente el PSOE es un partido dividido, ya no solo entre las propias élites del partido, sino entre éstas y las bases, y este es un factor muy importante a la hora de plantear las hipótesis de futuro que se le abren a la formación socialista.

Así pues, es importante destacar que actualmente el PSOE adolece de un liderazgo sólido, ya que una vez descabalgado Sánchez, al que por mucho que sectores de las bases pidan su vuelta es complicado imaginarlo liderando otra vez el partido tras su enfrentamiento con los “barones”, no existe alguien en torno al cual reorganizar el partido. Susana Díaz era quien aspiraba a ese lugar, pero las últimas semanas han dejado su imagen bastante tocada, tanto dentro como fuera del partido.

Por ende, al PSOE se le abren dos escenarios posibles. Una abstención y unas terceras elecciones en diciembre. Ambas medidas son nefastas para el futuro del propio partido, pero han sido las propias decisiones del partido en los últimos meses las que los han arrastrado a este escenario.

Por un lado, ir a terceras elecciones ahora mismo sería una catástrofe para un partido que, como ya hemos visto, no tiene una cabeza visible ni sabe hacia dónde debe dirigirse. En caso de elecciones, el PSOE tendría que montar una candidatura y una campaña electoral partiendo de cero en poco menos de un mes sorteando las divisiones internas y afrontando el reto de intentar seducir a un electorado del cual se puede esperar que desconfíe de un partido tan fragmentado internamente.  A esto se le sumaría que dependiendo de quien fuera el candidato, es posible pensar que determinados líderes, de un sector u otro, declinaran hacer campaña, con todo lo que ello conlleva, es decir, con la bronca interna pasando a la campaña y contaminando la candidatura. ¿Y quién se presentaría cómo cabeza de cartel?

Por otro lado, la abstención. Significaría entregarle el gobierno al PP de Rajoy, el mismo partido que está imputado en diversas causas judiciales. Sería prácticamente imposible de defender. Pero, no obstante, hay un pequeño detalle a destacar. Si se forma gobierno no volveremos a tener una convocatoria electoral hasta las municipales y autonómicas de 2019 (salvo en Cataluña), lo cual le daría al PSOE un período de casi tres años para reconstruir el partido y definir su nuevo rumbo. Tendría el lastre de haber sido el partido que permitió a Rajoy seguir gobernando, pero podría limar esa sensación ejerciendo un papel sólido de oposición, bloqueando iniciativas del PP y buscando forzar mayorías alternativas (recordemos que los populares están en minoría parlamentaria) con Unidos Podemos, Ciudadanos y las formaciones regionales.

Si los socialistas optaran por esta segunda opción, quedaría otra duda, el cómo escenificarla. ¿El PSOE debe ordenar a sus diputados que se abstengan, o por el contrario les debe conceder libertad de voto? Ni una ni otra. No puede ordenar la abstención porque Ferraz ahora mismo no tiene ninguna autoridad sobre el resto del partido, incluido grupo parlamentario (varios diputados han anunciado que no obedecerían la disciplina de voto), ni puede conceder libertad de voto, ya que los diputados no son directamente escogidos por la ciudadanía, sino dentro de un sistema de listas cerradas, con lo que sería injusto trasladarles esta decisión.

Hay otra alternativa, no mencionada, que podría ser viable. El Comité Federal del PSOE (a celebrarse presumiblemente el día 16) diría que la abstención es la solución más favorable para el PSOE, pero trasladaría su aplicación a las agrupaciones regionales, siendo estas las que decidirían el sentido de voto de sus diputados.

En Politiblog lo tenemos claro. Es el PSOE el que tiene que decidir libremente que es lo que quiere hacer, es decir, sin hacer caso a los discursos externos que hablan bien de “el bien de España” o de aquellos que hacen lo propio llamando a “defender los valores socialistas”. El PSOE se debe a sus afiliados, no se debe Rajoy, ni Rivera ni Iglesias. Son sus militantes ante quienes los cuadros deben rendir cuentas, y eso incluye consultar, si es necesario, la posición interna, o defenderla, si no se consulta, haciendo pedagogía en las diferentes agrupaciones locales.

Y vosotros, de estar en la posición del PSOE, ¿qué decisión tomaríais?

Anuncios