Gobierno Mariano: caras nuevas, políticas viejas

Ayer por la tarde se anunció el nuevo Gobierno del PP que, liderado por Mariano Rajoy, tiene la difícil tarea de liderar el país durante los próximos cuatro años.

Por mucho que hayan incluido algún pequeño guiño a la oposición, como es la marcha de Fernández Díaz, se trata de un gobierno continuista, quizás no tanto en la línea de los nombres (hay 6 nuevos ministros de los 13 que conformarán el gabinete) sino en las políticas a realizar.

No han sido ninguna sorpresa las bajas en el gabinete de García Margallo, castigado por Rajoy por maniobrar para situarse como una posible alternativa si el pacto con Ciudadanos reclamaba la cabeza del gallego. Ni tampoco lo ha supuesto la de Fernández Díaz, arrinconado por la oposición y al que el PP ha decidido “premiar” con un puesto como embajador ante el Vaticano (si la Iglesia lo acepta).

En cuanto a las incorporaciones, era esperable la entrada de María Dolores de Cospedal. Quizás, la sorpresa es que lo haga en Defensa, un ministerio para el cual la manchega no tiene experiencia. Y, también no queda la duda de ver si podrá compaginar, sin caer en conflictos de intereses, un Ministerio y la Secretaría General del PP. Eso sí, la guerra entre Sáenz de Santamaría y Cospedal se traslada desde el PP hasta el Gabinete.

En cuanto a Soraya, pierde la portavocía del Gobierno. De primeras podríamos interpretar que es un castigo a la número dos de Rajoy, pero, viendo que algunos futuribles sucesores de Rajoy como son Maroto, Feijoó o Pablo Casado no entran en el Gabinete, podemos llegar a pensar en que esa retirada es un intento de protegerla de los medios y señalarla como la sucesora. No obstante, tendremos que esperar hasta el anuncio de retirada de Rajoy para ver los movimientos internos en el PP de cara a 2020. La portavocía pasará ahora a Íñigo Méndez de Vigo, Ministro de Educación y de un perfil más dialogante.

Y en cuanto a las entradas al Gabinete, una sorpresa positiva. Tras las polémicas de Margallo en Exteriores, Rajoy apuesta por un perfil más técnico para ese Ministerio y opta por Alfonso Dastis, con mucha experiencia ante la UE, ya que ha sido el representante español ante la misma en los últimos años.

A su vez, entra Juan Ignacio Zoído como sustituto de Fernández Díaz en Interior. Un perfil similar al barcelonés, pero quizás algo más moderado en temas religiosos. Siguiendo con entradas, también hay sorpresas negativas. Entran Dolors Montserrat e Íñigo de la Serna, con diversos escándalos a sus espaldas.

Y, por último, los premiados. Rajoy no ha querido tocar el área económica, y mantiene a De Guindos, Montoro y Báñez en sus puestos, para así dar estabilidad a su programa.

Podéis consultar la composición completa del Gabinete en la web de La Moncloa.

Y a vosotros, ¿qué os parece el Gobierno?

Anuncios

Pedro tiene la culpa

Pedro Sánchez debe tener el dudoso honor de ser el político más odiado de toda España. Si elaborásemos un ranking, pelearía por la cabeza, previsiblemente, con Arnaldo Otegi y Artur Mas. Pero aún estos dos últimos tienen algo que Pedro no tiene. Y que es que los Otegi y Mas tienen mucho apoyo entre sus acólitos. El pobre Sánchez, ni eso.

Al líder del PSOE le llueven palos de todos los frentes. Desde la derecha, por ser de izquierdas y no ceder ante Rajoy, desde la izquierda, por ser de derechas y aliarse con Rajoy y Rivera, desde Cataluña, por ser españolista, desde otros puntos de España, por ser blando con los nacionalistas. Incluso dentro de su propio partido recibe críticas, cosa que no debería extrañar si los partidos tuviesen un funcionamiento interno realmente democrático, pero que sorprenden teniendo en cuenta lo poco habitual que es ver que los debates internos de las formaciones sobrepasen los límites de éstas.

A lo que nos importa. Durante esta semana se va a producir el debate de investidura de Mariano Rajoy, con un formato exactamente igual al que protagonizó Pedro Sánchez hace ya algunos meses y que fue muy criticado en su momento por los populares. Es decir, el candidato interviniendo un martes por la tarde, el resto de líderes durante el miércoles y una votación en la que, salvo sorpresa mayúscula y como ya sucedió con el líder socialista, no logrará la mayoría absoluta ni en primera ni en segunda votación, prevista esta para el viernes por la tarde.

Otro de los puntos que tendrá en común con la fallida investidura de Sánchez es que Rajoy contará también con el apoyo de Ciudadanos, que, tras meses diciendo que había que echar a Rajoy por representar este la corrupción del PP que habían venido a erradicar, han decidido que el propio Rajoy es ahora el candidato idóneo para la presidencia. Paradojas de la vida.

Será similar a la que se mostró en su momento la beligerancia de Podemos hacia el candidato a Presidente, aunque en esta ocasión no sorprenderá tanto. Mientras que en marzo se interpretó como una “pataleta” contra Sánchez por haber preferido llegar con un acuerdo con Ciudadanos antes que con ellos, ahora el discurso duro queda justificado también desde el ámbito ideológico.

Otro aspecto que no va a cambiar nada con respecto a marzo es a quién han escogido los grandes medios escritos como culpable de la situación de bloqueo político. Ese es Pedro Sánchez. Es él quien tiene la culpa del bloqueo político actual por negarse a abstenerse en la investidura de Rajoy y condenarlo al fracaso, de igual manera que fue el responsable de fracasar en su propia investidura por no acudir con los apoyos necesarios. De hecho, si apuramos, podemos dilucidar que Pedro Sánchez puede ser el culpable de prácticamente cualquiera de los males políticos que asolan al país. De hecho, en caso de tener elecciones en Navidad, no sería de extrañar ver alguna viñeta representando al líder del PSOE como el “Grinch” robando la Navidad a algún grupo de niños/as indefensos.

Por último, os preguntamos… En caso de concurrir a unas terceras elecciones, ¿quién es para vosotros el principal responsable?

Elecciones, el día después

Ayer se celebraron las nuevas elecciones, aquellas que llevábamos esperando desde la fallida investidura de Pedro Sánchez. Iban a ser las elecciones del “sorpasso”, y han acabado siendo las de la gran victoria del PP.

Y lo han sido porque los populares han sido los únicos que han mejorado sus resultados en escaños. De los 123 de diciembre han pasado a los 137 logrados ayer, mientras que el PSOE cae de 90 a 85, Ciudadanos pasa de 40 a 32 y Unidos Podemos mantiene los 71 que sacaron Podemos (y confluencias) e Izquierda Unida por separado hace seis meses.

Mariano Rajoy queda coronado como el gran vencedor del 26-J. Ha ganado y la opción más lógica es que siga siendo el Presidente del Gobierno durante los próximos cuatro años. Mejora votos y escaños (con menos participación, gana más de 700.000 votantes) con respecto a sus resultados del 20-D, con lo que gana legitimidad para seguir en Moncloa, y, de recibir el apoyo de Ciudadanos (algo posible), se quedaría a las puertas de lograr la investidura en una primera votación. Una investidura que, con ese apoyo, sería muy factible en una segunda votación a nada que algún partido de los nacionalistas se abstuviera.

En cuanto al PSOE, situación complicada para Pedro Sánchez. Queda en una situación similar a la de diciembre, pero con menos escaños y sabiendo que ni con el apoyo de Ciudadanos superaría al PP. Si quiere intentar gobernar, necesita sí o sí el apoyo de Podemos y de algún partido nacionalista. Aun así, los socialistas han logrado aguantar el empuje de Unidos Podemos y mejorar sus resultados en cuanto a porcentaje de votos (de un 22’00% a un 22’66%). Se puede decir que Pedro Sánchez gana tiempo para defender su liderazgo en el partido.

En cuanto a Unidos Podemos se puede decir que la confluencia ha sido un fracaso. Mantienen los diputados de la suma de Podemos + IU en diciembre, pero pierden votos y caen en porcentaje. El “sorpasso” que se avecinaba queda lejos (se han quedado a un 1’5% del PSOE, es decir, a menos de 300.000 votos, y a 14 escaños), dejándose por el camino casi 1 millón de votos de los que lograron por separado en 2015. Les tocará repensarse muchas cosas en ambas formaciones de cara a próximos envites.

Y por último, Ciudadanos. Tenían el fantasma del voto útil encima, y les ha acabado pasando factura. Su acuerdo con el PSOE no ha ayudado y han empeorado sus porcentajes de voto en todas las provincias, evidenciando una fuga de votos pequeña pero constante hacia el PP, que ha mejorado los suyos también en todas. Pese a todo esto, han conseguido limitar la pérdida de escaños y lograr un resultado que, pese a no ser malo para una formación que hace poco más de un año no tenía implantación a nivel nacional, les condena a tener que ser la muleta de los populares o a una posición de irrelevancia en el Congreso. Por último, es de recibo destacar que, de los 4 grandes partidos, han sido sin duda el más perjudicado por la ley electoral (que no por la d’Hondt).

Así pues, todo indica que la decisión que tomen el PSOE y los PANE será clave para determinar el futuro gobierno. Si el primero decide apoyar, directa o indirectamente la gran coalición, los partidos nacionalistas no tendrán nada que decir. Si intenta un apoyo de Unidos Podemos para formar un gobierno de izquierdas sin Ciudadanos, necesitará del apoyo de catalanes o vascos para lograr sacar adelante la investidura.

Por último, nombres famosos. Julio Rodríguez no logra el acta de diputado para Unidos Podemos por Almería, cosa que si ha conseguido Felisuco por Santander para Ciudadanos. Y, “quebradero” de cabeza para Pedro Sánchez, ya que Eduardo Madina vuelve al Congreso con el PSOE.

Bonus Track: Al final ha habido “sorpasso”, pero no aquel del que todos hablábamos estos últimos meses. El PP ha ganado en Andalucía, superando por 3 escaños y más de dos puntos al PSOE de Susana Díaz. Puede ser un punto de inflexión para las aspiraciones de la Presidenta de la Junta en política nacional.

PD: El jueves tenemos contenido especial. Estamos ya preparando los datos sobre como habría quedado el Congreso si aplicaramos el sistema Hare a la ley electoral actual y como quedaría si estableciésemos circunscripciones autonómicas o estatales y aplicásemos d’Hondt y Hare. Estad atentos a nuestra página de Facebook, dónde seguramente podréis ver algún avance en exclusiva.

Preguntas a un mes de las elecciones

Hace un mes presentamos el “Preguntas a dos meses de las elecciones” y hoy, aprovechando que queda justo un mes para ellas, las actualizamos. Respondemos algunas que ya habían sido contestadas el mes pasado y actualizamos con otras nuevas

¿Caerá la participación con respecto al 20-D?

Hace un mes dijimos que sí, y las encuestas que han ido saliendo parecen confirmar que así será. La horquilla puede estar entre un 4 y un 8%, lo que indicaría una participación entre un 65-69%. Según un estudio de Metroscopia, conforme más baje la participación más beneficiado saldrá el primer partido en las elecciones, en este caso el PP.

¿Variarán significativamente los resultados respecto a diciembre?

La pregunta que todos nos hacemos es si habrá “sorpasso” de Unidos Podemos al PSOE. Por lo demás, el PP repetirá como 1ª fuerza y Ciudadanos ocupará el cuarto lugar. Queda por ver en Cataluña si ERC vuelve a superar a DiLl (el nombre bajo el que se presentó CDC en Diciembre)

En caso de “sorpasso”, ¿qué hará el PSOE?

Posiblemente la pregunta más repetida en estos últimos días. De lo que pase dependerá en gran medida quien será el próximo presidente. En una situación similar a la anterior, en que PP y Ciudadanos no sumen mayoría ni PSOE + Unidos Podemos hagan lo mismo, la decisión que tome el PSOE será clave. Una abstención socialista podría facilitar un gobierno popular con el apoyo de la formación de Albert Rivera. Por su parte, Jordi Sevilla ya avisó que el PSOE no pactaría con Podemos.

¿Funcionará bien el grupo parlamentario de Unidos Podemos?

En su momento preguntamos si habría confluencia entre Podemos e IU. Ya dijimos que estaba próxima, pero que tendría dificultades. Ahora la pregunta que nos hacemos es si se mantendrá unido el grupo parlamentario. Ya han dicho ambas formaciones que tendrán independencia dentro del mismo, pero al ser partidos con organizaciones e ideologías tan distintas, es de esperar que tarde o temprano surja alguna fricción entre ambas formaciones.

También preguntamos por la fórmula de las confluencias. Se repetirán, pero quedará ver qué pasa con la formación de grupos parlamentarios. Tras la experiencia de Enero, en que no pudieron formar grupo propio en el Congreso, surgieron algunas fricciones, que ya han sido superadas. En principio se integraran todos en el mismo grupo pero funcionaran de forma independiente.

¿Mantendrán los principales partidos sus exigencias ante posibles pactos?

Dijimos hace un mes que tarde o temprano tenían que bajar, aspecto que también comentamos en el Mayoría Silenciosa del 4 de Mayo. Tendrán que limar asperezas porque la ciudadanía no tolerará otra repetición de elecciones (aunque la ciudadanía es responsable también de fragmentar el parlamento).

¿Se presentará Mariano Rajoy a la investidura?

Si el PP es la fuerza más votada el 26J, algo que parece prácticamente seguro, no le queda otra opción que intentar ser investido, aunque no tenga los apoyos necesarios. Mantener la situación de bloqueo, como hizo en Enero, le haría sufrir un desgaste excesivo que su figura podría no soportar. Por otro lado, es posible que recibiendo el apoyo de Ciudadanos esta vez sume para lograr la investidura, lo que puede animar a Rajoy a presentar la candidatura.

Pregunta Bonus (a responder por el lector): ¿Qué partidos han celebrado primarias para escoger a sus candidatos de cara a Junio?

Daremos una pista. Ha sido uno de los 4 grandes a nivel nacional, y uno de los autonómicos, entre aquellos que tienen peso suficiente en el Parlamento.

El “milagro” Albiol

Xavier García Albiol es un tipo peculiar, un político que no admite término medio. O lo amas o lo odias con todas tus fuerzas. Quizás esto deriva de su forma de ascender al poder, siempre envuelto en polémicas, pero también de su forma de ganarse a sus votantes, y lo más importante, a aquellos que nunca hubiesen votado al PP, siempre presente en las calles y transmitiendo la sensación que él no era como el resto de los políticos, que, allá dónde hubiese un problema, Albiol estaba allí para resolverlo.

Si observamos los diferentes resultados obtenidos por el PP en las elecciones realizadas en Badalona desde 2006, vemos como en cada ciclo electoral la elección municipal siempre es aquella en que los populares logran más votos.

Made with OnlineChartTool.Com

 ¿Y a qué se debe ésto? Es fácil. Xavier García Albiol. Allá por 2006, el actual líder del PP Català era un político relativamente desconocido. A pesar de ocupar un sillón de concejal en el pleno desde las elecciones municipales de 1991, en las que fue el único concejal electo del PP en Badalona, Albiol había sido un concejal de perfil bajo. Alguna polémica aislada, como aquel famoso puñetazo en un acto con Ángel Acebes, pero por lo general estábamos ante un candidato de perfil bajo.

Sin embargo, es de cara a las elecciones municipales de 2007 dónde empieza su despegue. Unas políticas anti inmigración utilitaristas y un discurso duro contra el PSC, en la alcaldía desde 1983, son la clave que le sitúa a solo dos escaños de los socialistas. Gran parte del mérito reside en este vídeo. De ahí a 2011, un ascenso constante. Albiol era ya una estrella a nivel local y empieza a hacerse un nombre a nivel nacional. Hay quien dijo que esa estrategia fue un globo sonda del PP para intentar acercarse a un votante más de derechas y combatir el posible ascenso de partidos de marcado tinte xenófobo. También hubo quien dijo que era simplemente una estrategia personal del candidato. Una cosa u otra, la realidad es que le funcionó, y en 2011 logró la alcaldía. Hasta hoy, un recorrido jalonado de polémicas, entre ellas la de los famosos panfletos contra los gitanos rumanos, que acabaron por llevar al entonces alcalde al banquillo de los acusados, aunque posteriormente fue absuelto.

Las dos preguntas que todo el mundo se hace es: ¿cómo puede hacerse el PP con la alcaldía de la que hasta hace poco era la 3era ciudad catalana por población? ¿Es Badalona una ciudad racista?

Responderemos primero a la segunda pregunta. Badalona no es una ciudad racista. Con una población inmigrante dentro de la media de su entorno, no ha tenido problemas de integración, más allá de alguna protesta vecinal aislada contra algún “piso patera”. Sin embargo, votantes clásicos del PSC se han pasado a votar al PP. La respuesta parece clara. El carisma de García Albiol lo ha eclipsado todo. Se recorrió la ciudad calle por calle denunciando la mala gestión de los socialistas, llegó hasta todos los barrios de la periferia con promesas de mejorar y de paliar el abandono sufrido por las diferentes administraciones.

En sus años en el Gobierno no ha importado que su administración haya hecho algo o no, lo importante ha sido vender que era una acción de gobierno. Es decir, no importó que el Paseo Marítimo fuese una obra presupuestada por el Gobierno Central (en su momento del PSOE) y ejecutada en su mayor parte por el PSC, para la ciudadanía el recuerdo que en que fue Albiol quien la inauguró, y por tanto, es el quien tiene el mérito por ella.

A esto se le suma el carisma. A pesar de sus polémicas, Albiol es tremendamente carismático. No negará a un ciudadano una foto o un segundo de conversación, dejando que les cuente sus problemas y prometiéndoles ponerle solución, aunque luego realmente no pueda hacerlo. Lo importante es que el potencial votante se siente importante. Ahí no tiene rival. Ninguno de los políticos a los que se ha enfrentado en el terreno municipal ha podido hacerle sombra en ese aspecto, y ahí están los resultados. El PP de Badalona ha limitado al máximo la marca “PP” en elecciones municipales para potenciar la marca Albiol, a sabiendas que a quién vota la población no es al partido, sino a su candidato.

A la vista de los resultados no podemos negar que la estrategia ha sido buena. Pese a perder la alcaldía en 2015, sus resultados han sido cada vez mejores, pero con el salto a la política catalana y al Senado nos queda una duda, y es si repetirá como candidato a la alcaldía. Él asegura que sí, y a su favor tiene que el partido no tiene otra figura que mínimamente se acerque a su carisma, pero en contra empieza a tener a sectores del partido que no ven con buenos ojos la acumulación de cargos que practica.

Y vosotros, ¿creéis que será candidato a la alcaldía de Badalona en 2019?

Juego de Escaños: PP

A lo largo de esta semana vamos a hacer un análisis sobre la situación de los 4 grandes grupos en el Congreso tras las elecciones, con sus opciones de entrar en un gobierno o cuál es ahora mismo su mejor opción como partido. Hoy empezaremos con el PP, y hasta el jueves haremos lo propio con PSOE, Podemos y Ciudadanos.

La situación del Partido Popular en el Congreso ahora mismo es relativamente cómoda. Son el mayor grupo parlamentario de la cámara, con 119 diputados, a los que hay que sumar el voto favorable para cualquier propuesta de Gómez de la Serna y los de UPN y Foro, que harían un total de 123 votos a favor de Mariano Rajoy, pero no cuentan con apoyos suficientes para formar gobierno, por el momento. Por otro lado, tienen los escaños necesarios para poder bloquear cualquier reforma constitucional. A su vez, en el PP son conscientes que la repetición de las elecciones les podría beneficiar, ya que cuentan con tener el electorado más fiel, y una bajada de la participación podría hacer que obtuviesen mejores resultados con prácticamente los mismos votos que en diciembre.

En contra del PP juega el hecho de que sus políticas de la pasada legislatura le han cortado los posibles puentes que podría tener con partidos nacionalistas como el PNV y DiLL, con los que los populares habían pactado en épocas anteriores.

Opciones de formar gobierno

Gobierno en minoría: Se antoja muy complicado, ya que con los 123 votos favorables que hemos detallado arriba necesitarían de la abstención (o el apoyo) de Ciudadanos y el PSOE para poder superar la votación aunque sea en el segundo intento.

Gran coalición: Si PP y PSOE votan a favor se supera la investidura en la primera votación. Ahora bien, el antagonismo entre Rajoy y Pedro Sánchez hace que sea muy complicado imaginarlo. Un cambio de liderazgo en el PSOE podría facilitarlo. Quedaría la duda de si Ciudadanos se incorporaría y como se haría el reparto de carteras, pero podría ser una opción realista.

Acuerdo con Ciudadanos: Es una opción ideológicamente factible, aunque para ser puesta en práctica necesitarían del apoyo o bien del PSOE, o bien de Podemos o bien de los PANE. Volveríamos al punto anterior, ya que sin un cambio de liderazgo en el PSOE es complicado imaginar su apoyo a esta fórmula. Por otro lado, el acuerdo ya firmado de Ciudadanos con el PSOE complica más aún esta vía.

Opciones de estar en un gobierno:

Un ejecutivo presidido por Albert Rivera con ministros de PP y PSOE sería una forma diferente de ver una “gran coalición”. El único problema es que implica la salida de Rajoy, y es complicado que los populares cedan en ese tema. No obstante, Si Ciudadanos convence al PP de esta vía el apoyo del PSOE estaría prácticamente garantizado por su acuerdo.

Mejor opción (por Politiblog)

Acudir a elecciones: La mejor opción ahora mismo para el PP sería dejar que se agoten los plazos para que nadie logre la investidura y acudir a elecciones. Es evidente que en el PP existe el miedo a que Pedro Sánchez logre ser investido, de ahí que se dediquen a torpedear cualquier posibilidad de acuerdo con Podemos.