Pedro tiene la culpa

Pedro Sánchez debe tener el dudoso honor de ser el político más odiado de toda España. Si elaborásemos un ranking, pelearía por la cabeza, previsiblemente, con Arnaldo Otegi y Artur Mas. Pero aún estos dos últimos tienen algo que Pedro no tiene. Y que es que los Otegi y Mas tienen mucho apoyo entre sus acólitos. El pobre Sánchez, ni eso.

Al líder del PSOE le llueven palos de todos los frentes. Desde la derecha, por ser de izquierdas y no ceder ante Rajoy, desde la izquierda, por ser de derechas y aliarse con Rajoy y Rivera, desde Cataluña, por ser españolista, desde otros puntos de España, por ser blando con los nacionalistas. Incluso dentro de su propio partido recibe críticas, cosa que no debería extrañar si los partidos tuviesen un funcionamiento interno realmente democrático, pero que sorprenden teniendo en cuenta lo poco habitual que es ver que los debates internos de las formaciones sobrepasen los límites de éstas.

A lo que nos importa. Durante esta semana se va a producir el debate de investidura de Mariano Rajoy, con un formato exactamente igual al que protagonizó Pedro Sánchez hace ya algunos meses y que fue muy criticado en su momento por los populares. Es decir, el candidato interviniendo un martes por la tarde, el resto de líderes durante el miércoles y una votación en la que, salvo sorpresa mayúscula y como ya sucedió con el líder socialista, no logrará la mayoría absoluta ni en primera ni en segunda votación, prevista esta para el viernes por la tarde.

Otro de los puntos que tendrá en común con la fallida investidura de Sánchez es que Rajoy contará también con el apoyo de Ciudadanos, que, tras meses diciendo que había que echar a Rajoy por representar este la corrupción del PP que habían venido a erradicar, han decidido que el propio Rajoy es ahora el candidato idóneo para la presidencia. Paradojas de la vida.

Será similar a la que se mostró en su momento la beligerancia de Podemos hacia el candidato a Presidente, aunque en esta ocasión no sorprenderá tanto. Mientras que en marzo se interpretó como una “pataleta” contra Sánchez por haber preferido llegar con un acuerdo con Ciudadanos antes que con ellos, ahora el discurso duro queda justificado también desde el ámbito ideológico.

Otro aspecto que no va a cambiar nada con respecto a marzo es a quién han escogido los grandes medios escritos como culpable de la situación de bloqueo político. Ese es Pedro Sánchez. Es él quien tiene la culpa del bloqueo político actual por negarse a abstenerse en la investidura de Rajoy y condenarlo al fracaso, de igual manera que fue el responsable de fracasar en su propia investidura por no acudir con los apoyos necesarios. De hecho, si apuramos, podemos dilucidar que Pedro Sánchez puede ser el culpable de prácticamente cualquiera de los males políticos que asolan al país. De hecho, en caso de tener elecciones en Navidad, no sería de extrañar ver alguna viñeta representando al líder del PSOE como el “Grinch” robando la Navidad a algún grupo de niños/as indefensos.

Por último, os preguntamos… En caso de concurrir a unas terceras elecciones, ¿quién es para vosotros el principal responsable?

Anuncios

1 comentario en “Pedro tiene la culpa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s