¿Por qué dirigen su campaña contra Unidos Podemos?

El pasado viernes empezó la campaña electoral, y en estos días, estamos viendo un sinfín de actos, tweets, mensajes de Facebook, etc. coordinados por los diferentes gabinetes de comunicación de los partidos. El objetivo es claro, se trata de hacer llegar el mensaje que lanzan los candidatos de la mejor manera posible.

¿Y qué mensaje tienen los candidatos? Hasta ahora, estamos viendo algo que prácticamente se podría resumir en un “todos contra Unidos Podemos”, mientras que el mensaje de la formación morada es el de seguir lanzándole guiños al PSOE en busca de un gobierno de izquierdas.

De los partidos que atacan a Unidos Podemos en sus mensajes de campaña, PP, PSOE y Ciudadanos, cada uno lo hace por una razón diferente, aun siendo todas electoralistas.

Por un lado, no es ninguna sorpresa el decir que al PP le interesa un Unidos Podemos fuerte, de ahí que, en vez de atacar al PSOE, esté centrando su campaña en ignorar a la formación de Pedro Sánchez y dirigir principalmente sus ataques hacia la formación de Pablo Iglesias, para así hacer parecer al líder de Unidos Podemos el principal rival de la campaña. Por otro lado, la antagonía política entre ambas formaciones

En cuanto al PSOE, podría haber sido de esperar que centraran su campaña en atacar a Mariano Rajoy e intentar situarse como la única alternativa. Sin embargo, están focalizando su campaña en atacar a Iglesias, dejando en segundo plano los ataques a Rajoy. Se podría pensar que es el preludio de una gran coalición, pero, sin embargo, la explicación es otra. El PSOE sabe que el “sorpasso” de Unidos Podemos es una posibilidad real hoy en día, con lo cual los socialistas están haciendo lo posible por retener a su electorado. Y éste es más próximo a Unidos Podemos que al Ciudadanos o el PP, con lo cual Pedro Sánchez tiene que atacar a Pablo Iglesias para hacerle saber a sus potenciales votantes que existe diferencias entre votar a uno u otro, para así conseguir que no se vayan a UP.

Y en cuanto a Ciudadanos, ay, Ciudadanos… El fantasma del voto útil les puede pasar factura. Su acuerdo con el PSOE tampoco ayuda. Han pasado en pocos meses de aspirar a pelear con los socialistas por la segunda plaza a saber que serán cuartos y tener la única incógnita de a que distancia quedarán de los socialistas y de la candidatura de Iglesias y cuantos diputados obtendrán. Sus ataques a Unidos Podemos son una mezcla de las razones que esgrimimos para explicar los del PP y los del PSOE. A nivel económico, Ciudadanos es un partido antagónico a la formación de Pablo Iglesias, con lo cual la estrategia se puede basar en criterios meramente ideológicos. Por otra parte, pese a presentarse como un partido de centro, el electorado de Ciudadanos proviene en su mayoría del PP, y es esta parte la que la formación naranja teme perder tras el pacto con Pedro Sánchez, y es a ellos a quien busca mantener con ese viraje hacia la derecha que parece haber emprendido el partido de Albert Rivera. No obstante, como en el caso de los socialistas, también intercalan en su discurso ataques a Mariano Rajoy y al PP para demostrar que, pese a que su principal enemigo es Unidos Podemos, tampoco quieren a este gobierno de la formación popular.

Y todo esto a Unidos Podemos le viene de perlas. Porque les permite enarbolar el discurso de la “gran coalición”, que, aunque esta no llegue a darse, les ayuda a movilizar a sus bases y a acercar aún más el posible “sorpasso” al PSOE.

Eso sí, lo que pase luego ya es otra historia. Pero de eso hablaremos a partir del 27 de Junio.

Anuncios

Lo Internacional no vende

Nos acercamos a otra campaña electoral más, y salvo sorpresa, no veremos a candidatos debatir sobre temas internacionales (no, Venezuela no es un tema internacional porque no se habla de Venezuela como país, sino que se instrumentaliza para hacer política a nivel nacional). Seguramente no se hablará de nada que suceda más allá de nuestras fronteras, aunque haya cosas en las que, participando directa o indirectamente, nos afecten en nuestro día a día.

Como mucho se introducirá en campaña algún aspecto de política nacional con ramificaciones a nivel internacional, como puede ser los objetivos de déficit que marca la Unión Europea. ¿El motivo? Hablar de política internacional no da votos, ya que los afectados no pueden votar. Por ejemplo, no tiene sentido introducir en campaña el tema de los refugiados cuando éstos no tienen derecho a voto en el país. Sale más rentable hablar de otros temas internacionales como es el derecho a voto de los emigrantes españoles en el exterior.

Así pues, observamos como los partidos prefieren centrar sus esfuerzos en discursos cercanos. Al ciudadano medio no le preocupa, por ejemplo, las consecuencias que puedan traernos una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea (el brexit), o los conflictos en países alejados de nuestro entorno, como zonas de África. En lugar de eso, los vemos centrados en hablar una y otra vez de corrupción, competencias, “programa”, etc. temas importantes, sí, pero que no tendrían por qué monopolizar la campaña.

Otro de los temas que sistemáticamente son ignorados en campaña es el del derecho al voto de los inmigrantes. Sorprende, porque mientras hay partidos que han hecho de la defensa al voto de los emigrantes (o expatriados, como les gusta llamarlos para diferenciarlos de otros migrantes económicos) una de sus banderas, no muestran el mismo interés a la hora de luchar por el derecho al voto de los inmigrantes.

Y esto, ¿a qué se debe? Principalmente, los inmigrantes de países con los que no existen acuerdos de reciprocidad no pueden votar en nuestras elecciones. Así pues, los imperantes legales que existen podrían salvarse si existiese voluntad política, pero no la hay. ¿El motivo? Al ser un colectivo sin derecho a voto, tienen complicado hacerse escuchar. Es cierto que colectivos como SOS Racismo han intentado impulsar campañas para lograrlo, pero no han recibido el apoyo de ninguno de los principales partidos.

Y por último, Venezuela. Esta campaña parece que sí se habla de temas internacionales. En concreto, no hay día que no nos encontremos a algún dirigente de uno de los principales partidos hablando de Venezuela. Pero, ¿es Venezuela realmente un tema internacional? La respuesta es no, porque ninguno de los partidos que lo enfoca lo hace desde la óptica venezolana. Vemos como se mencionan mucho los nombres propios del país latinoamericano, pero siempre se ligan en una misma frase con el nombre de alguno de los nombres de nuestros principales partidos.

Y vosotros, ¿hablaríais de política internacional en campaña electoral?

PD: La semana que viene hablaremos de políticos y mentiras en precampaña, con ejemplos de veces que los candidatos de los cuatro principales partidos han dicho alguna falsedad en las últimas semanas y a que se deben.