“Liberales”

Anoche se disputó la final de la Copa del Rey de fútbol. Pero tranquilos, que aquí no hablaremos de deporte. Si quieren saber algo del partido, acudan a cualquier diario deportivo y allí encontraran toda la información del mismo. En esta entrada hablaremos de aquellos autodenominados “liberales”, que, siendo en realidad conservadores, esconden esa ideología bajo la que ellos califican como liberal.

¿Por qué hoy? Pues porque durante toda esta semana, como viene siendo costumbre prácticamente cada año por estas fechas, los autodenominados “liberales” han emergido para pedir que se prohíba la exhibición de una bandera en el partido y para criticar y hasta pedir sanciones para aquellos que pitan el himno.

La ideología liberal ha evolucionado mucho desde que, allá por el siglo XVII, los que podríamos considerar como los primeros liberales empezaron a tener peso en la historia de sus respectivos países. Seguían siendo años de oscuridad, de estados con gobiernos absolutistas y de gran influencia de la religión en lo que hoy conocemos como Occidente.

Los liberales representaron en su momento un soplo de aire fresco. Ponían al hombre por encima del “Estado”, primando los derechos y libertades individuales. Aquellos liberales consiguieron ser la punta de lanza de los cambios que representaron las revoluciones americana y francesa. A sus ideas le debemos, sin ir más lejos, la Declaración de los Derechos del Hombre de 1789. Estas ideas se plasman en la existencia de un Estado fuerte que ayude a garantizar los derechos de los ciudadanos, unos derechos que, sin embargo, no son otorgados por el Estado, sino que el individuo los recibe desde el mismo momento en que nace.

Sin embargo, hoy en día los liberales no representan los valores que mantuvieron en sus inicios. Tras la Segunda Guerra Mundial, una nueva corriente se erige en representante del liberalismo. Son los hoy conocidos como neoliberales, hijos de las doctrinas de Milton Friedman (los Chicago Boys), que defienden la limitación al máximo de la influencia del Estado en la economía, casi a niveles de anarquía y la protección de la propiedad privada. En resumen, libertad económica al máximo, en contraposición con el modelo soviético. No obstante, a nivel social, esas ideas de libertad se diluyen.

Los neoliberales dicen defender la libertad y la progresiva desaparición del estado pero solo a nivel económico. A nivel social se funden con los sectores más conservadores.  No veremos a los liberales de 2016 abogar por eliminar las ayudas públicas a la tauromaquia, por ejemplo, como tampoco los veremos defendiendo la libertad de los ciudadanos a silbar a un himno.

¿Por qué? Porque realmente no son liberales. Un liberal clásico, aunque no compartiera la reivindicación de aquel que silba, comprendería y defendería su derecho a protestar ante cualquier símbolo. En cambio, un conservador pedirá primero defender los símbolos, pues para él la libertad de expresión no es lo primero. Otro ejemplo lo podemos ver en la defensa del matrimonio homosexual. Un liberal clásico, si dejamos de lado los prejuicios morales de la época en que surgieron, teóricamente no vería inconveniente en que las personas del mismo sexo se unieran. Sin embargo, los hoy autoproclamados defensores de la libertad vuelven a hacer gala de su conservadurismo cuando vuelven a situar por encima los valores religiosos antes que las libertades individuales.

Así pues, no es descabellado aseverar que, hoy en día, el neoliberalismo no es sino una rama del conservadurismo.

Anuncios

2 comentarios en ““Liberales””

    1. Hola. Sí que es cierto que los liberales han favorecido la existencia de un estado limitado, pero basado en la fortaleza del mismo como garante de sus libertades, pero es con Friedman con quien se produce el punto de inflexión que mencionabamos en el artículo. Es a partir de Friedman cuando prácticamente podemos decir que los neoliberales pasan a querer abolir el estado, ya que lo consideran un impedimento a sus libertades individuales.

      Un saludo y gracias por comentar!

      PD: Por alguna extraña razón tu comentario aparecía marcado como spam, de ahí no haber contestado antes. Está solventado ya ese asunto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s