Cataluña, el día de la marmota

Saltó la sorpresa en Cataluña. Apenas cinco meses después de firmarse, el acuerdo de gobernabilidad entre Junts Pel Si y la CUP ha saltado por los aires. Por una parte, se podría decir que la noticia se veía venir, ya que la CUP y Convergencia, que es quien lleva el peso de Junts Pel Si, son organizaciones antagónicas, pero la sorpresa es que el acuerdo no haya durado ni un año. La “bomba” salta tras anunciar la organización anticapitalista el mantenimiento de una enmienda a la totalidad de los presupuestos, ya que, según ellos, no son unos presupuestos rupturistas, como ya avisaron a finales de mayo.

La otra gran sorpresa llegaba ayer por la tarde. Carles Puigdemont, investido presidente en enero gracias al apoyo de la CUP, anunciaba una cuestión de confianza en setiembre después de retirar el debate de los presupuesto. Ahora se abren varios escenarios para Catalunya y multitud de preguntas.

  • ¿Cederá la CUP a la previsible presión mediática (el #PressingCUP) y votará a favor de mantener a Puigdemont, o por el contrario se arriesgará a ir a unas nuevas elecciones sabiendo que le puede pasar factura?

No es ninguna novedad el decir que la cúpula de la CUP está dividida. Se vió antes de la investidura de Puigdemont y se ha ido viendo estos meses. Si su cúpula lo está, lo más probable es que sus bases también lo estén, con lo cual el arriesgar a unas nuevas elecciones les puede hacer caer más, sobre todo si la campaña mediática surte efecto y la formación es vista por el electorado como la responsable del bloqueo del “procés”. Por otra parte, mantener a un presidente de CDC sin dar éstos últimos pasos tangibles para lograr la independencia también es una cesión importante.

  • ¿Si hay elecciones, se reeditará la fórmula de Junts Pel Si tras el “sorpasso” consolidado de ERC a CDC, o los Convergentes optarán por presentarse en solitario con su nueva marca tras refundar el partido?

Asumamos que Puigdemont pierde la moción de confianza. Si hay unas nuevas elecciones, la campaña mediática contra la CUP mutará en otra para repetir la “lista única”, como ya pasó el año pasado. Entonces, ERC había aventajado a CiU (aún existía), en las Europeas de 2014, pero ahora, ya lo ha hecho en municipales y generales, y lo más probable es que se repita dentro de 2 semanas. En esta situación, ERC puede intentar dar un golpe sobre la mesa, romper la coalición y timar las riendas del procés. Ahora bien, existe el riesgo de que el votante independentista lo vea como una priorización de los intereses partidistas por encima de la lucha por la independencia y los castigue.

  • ¿Qué hará Artur Mas? ¿Dejará caer a Puigdemont para volver a ser candidato a la Generalitat (buscando la confrontación con la CUP para que pierda la cuestión de confianza) o se mantendrá al margen?

Artur Mas es la gran incógnita catalana de los últimos meses. Tras su renuncia a la Presidencia dejó claro que el paso al lado solo iba a ser temporal. Ahora, con Convergencia refundándose (lo hará formalmente en julio), la duda persiste. ¿Permitirá a Puigdemont ser el cabeza de cartel o volverá para intentar ponerse, otra vez, al frente de la Generalitat? Solo el tiempo nos lo dirá.

  • ¿Logrará el entorno de Ada Colau (CSQEP – En Comú Podem) hacer una buena campaña y, por qué no, disputar la victoria en unas posibles elecciones?

La campaña para las elecciones del 27S fue mala por parte de CSQEP. Sin el apoyo explícito de Ada Colau, la coalición de Podemos y ICV no logró mejorar los resultados que obtuvieron los últimos en solitario en 2012. Ahora, el tirón mediático de Ada Colau y una apuesta clara de Podemos a nivel estatal por el referéndum les puede hacer pescar votos entre potenciales votantes de ERC. ¿Por qué no?

  • ¿Y el votante independentista?

Llevamos unos 5 años de “procés”, y es posible que el votante independentista se empiece a cansar de no ver resultados factibles. El 9-N estuvo bien, pero realmente no fue sino un acto de cara a la galería. En este escenario, una desmovilización del voto independentista puede generar un vuelco en el panorama político catalán.

  • ¿Cómo actuarán las entidades sociales?

El papel de la ANC y Òmnium  está en entredicho. Se les ha acusado de haber abandonado la imparcialidad y de haberse plegado a los intereses de ERC y CDC. Aún así, siguen teniendo influencia, con lo cual su postura puede determinar quien cargue con la “culpa” de la situación. Y con ello, ayudar a votantes independentistas indecisos a decidir el sentido de su voto.

Al fin y al cabo, todo esto son meras suposiciones. También cabe la posibilidad que la CUP acabe cediendo y sea poco a poco aplastada por Junts Pel Sí. La única realidad tangible hoy mismo es que, nos guste o no, la hoja de ruta de Puigdemont hacia la independencia ya no se va a cumplir.

Anuncios

¿Hacia dónde va la ANC?

El pasado sábado se vivió un hecho que podríamos calificar como insólito en la Cataluña actual: una manifestación proindependencia sin la presencia de la Assemblea Nacional de Catalunya (en adelante ANC), la entidad que en los últimos años ha organizado las multitudinarias manifestaciones de la Diada y que ha abanderado junto a Òmnium Cultural la lucha de la sociedad civil a favor de ese mismo fin.

Que la ANC no estuviese como organización promoviendo el acto dice mucho de la deriva a la que está sometida en los últimos tiempos la organización. Tras la marcha de Carme Forcadell, actual presidenta del Parlament, la ANC se ha visto envuelta en luchas de poder internas y externas para intentar controlar el liderazgo y el rumbo de la organización que amenazan con destruirla, llevándose por delante consigo parte del apoyo a los partidos independentistas.

La ANC creció desde su fundación bajo el paraguas protector del gobierno de Artur Mas, que le proporcionó la visibilidad mediática e institucional necesaria para hacerse importante dentro del sector independentista. Las diversas manifestaciones de la diada (que bordearon los dos millones de asistentes en sus diferentes ediciones) han sido la viva imagen del éxito de la organización. Sin embargo, en los últimos meses la ANC ha pasado a un segundo plano y ha sido más noticia por aspectos negativos que por sus éxitos.

Desde que se anunció la convocatoria de elecciones en setiembre, la ANC promovió la idea de presentar una lista conjunta independentista sin políticos, formada exclusivamente por miembros de la “sociedad civil” y que serviría para aglutinar el voto soberanista. No obstante, la CUP no cedió a la idea y no aceptó esa lista. ERC y CDC tampoco, pero aceptaron la idea de una lista conjunta con políticos e independientes. Tras las elecciones, la CUP volvió a mantenerse firme, no investirían a Artur Mas, que, pese a ser el número 4 de la lista independentista era el candidato de la formación. Tras dos meses de tensión, “PressingCUP” y negociaciones, al final Mas cedió, la CUP tragó y Carles Puigdemont se convirtió en el nuevo President de la Generalitat. Entre medio, la ANC organizó varias protestas, (entre ellas, parte de sus miembros se pusieron en huelga de hambre, aunque sin apoyo de la orgnaización) para reclamar la investidura de Mas.

Y por último, el sábado. La CUP promovió la campaña “sensepor” (sin miedo), en apoyo de los alcaldes y cargos públicos imputados por desarrollar el mandato popular y la consulta independentista del 9N, una campaña que en teoría tendrían que apoyar todos partidarios de la independencia. Sin embargo, desde CDC ridiculizaron la campaña, y , por su parte, ERC, Assemblea y Òmnium evitaron mostrar apoyo en público, aunque cargos fueron a la manifestación a título personal. A todo esto, en el horizonte cercano la ANC tiene unas elecciones a su secretariado general que amenazan con acabar de dinamitar la organización.

Así pues, quedan varias preguntas en el aire:

  • ¿Por qué la ANC no apoya la desobediencia al Gobierno Central cuando, por otra parte, ha promovido una Declaración Unilateral de Independencia (la famosa DUI)?
  • ¿Por qué desde el Govern de la Generalitat evitan mostrar su apoyo a una manifestación que buscaba secundar a los alcaldes imputados por desarrollar la consulta del 9N, convocada por la propia Generalitat?
  • ¿Por qué han pasado ya 4 meses desde que se constituyó un gobierno de marcado carácter independentista y aún no se han dado pasos reales hacia ese objetivo?

La pregunta que os hacemos a los lectores de Politiblog es: ¿Seguirá la ANC siendo un actor clave en el proceso soberanista de Cataluña?